ARTE ROMÁNICO EN NAVARRA, recorridos



LIZABERRÍA

A Salinas de Ibargoiti, en el valle de Ibargoiti, llegamos tomando la salida 22 de la autopista Pamplona a Jaca, AP-15. Desde allí hay que coger un camino rural asfaltado hacia el sur, para posteriormente, a la derecha, tomar una pista sin asfaltar hasta las ruinas.

-0-

Las ruinas de Lizaberría o Elizaberría ("iglesia nueva") han empezado a ser rescatadas del olvido por la Institución Príncipe de Viana y los arqueólogos, una vez desbrozado el lugar de la cantidad de maleza que prácticamente ocultaba el lugar, están ya trabajando a buen ritmo para ir descubriendo lo que oculta la tierra acumulada durante años.

Documentalmente aparece en 1087 una donación al monasterio de Leyre de un monasteriolo, propiedad de Toda Semenones. Sabemos por el libro de roldes de fuegos de la Edad Media, que hacia mediados del siglo XIV contaba sólo con dos fuego y tenía un clérigo para atender la parroquia, por lo que hace pensar que hubo un poblado, que se deshabitó supuestamente hacia 1375, puesto que ese año, Leyre propuso a los pobladores de Salinas de Ibargoiti un intercambio de su parroquia por todas las tierras de Lizaberría.

Al llegar vemos las ruinas de un edificio de tres tramos con una cabecera de ábside semicircular sobre la que se sostiene los restos de la bóveda de cuarto de esfera que ha sido despiezada desde el exterior.

Por las fechas que tenemos documentadas y por su manpostería y estructura parece ser que, inicialmente, es datable en el siglo XI con continuidad en el XII.

En el ábside, de momento en esta primera actuación de los arqueólogos, han sacado a la vista, seis hiladas de sillares grandes de piedra bien escuadrados.  Tienen que seguir excavando por la cantidad de tierra acumulada entorno al edificio. Con este tipo de sillares parece que se levantó la primera fase del edificio hasta los pies. A partir de esas seis hiladas se crece la construcción con otro tipo de manpostería más estrecha e irregular hasta la línea de canecillos, hoy desaparecidos.

Las ventanas al exterior son adinteladas, no así al interior que vemos de medio punto con gran derrame, a excepción de la axial.

Por lo que se vislumbra tuvo tres puertas, una bien definida al lado Sur en el segundo tramo (en el interior se ve un tímpano liso dentro de un arco de medio punto), que daría a las dependencias del monasterio (ver última fotografía del álbum), otra más difíl de asegurar, pero que parece que existió en el tercer tramo al Norte con salida a un probable cementerio y otra al Oeste actualmente semienterrada.

En el interior del segundo tramo vemos, entre dos importantes pilastras, que al exterior se traducen en contrafuertes, dos arcos formeros (muy visible el del lado del Evangelio), lo que parece indicar que estaban colocados para soportar a través de pechinas una cúpula.

Tendremos que esperar a que avancen los trabajos de los arqueólogos para ver qué nos cuentan esas piedras amontonadas.








MENÚ DESPLEGABLE
RECORRIDOS
DICCIONARIO
ENLACES
LIBRO DE VISITAS

 

ARRIBA SIGUIENTE
   

ander@romanicoennavarra.info

 

Copyright © A.Ortega 2.001-2.018