ARTE ROMÁNICO EN NAVARRA, recorridos  

MENÚ DESPLEGABLE
RECORRIDOS
DICCIONARIO
ENLACES
LIBRO DE VISITAS

RECORRIDO  I

ORICIN    OLÓRIZ    ERISTAIN    CATALAIN    ORÍSOAIN      IRACHETA   SANSOMAIN    OLLETA      

ETXANO

SAN PEDRO


VER ESTUDIO 
SOBRE LA PRE-
SENCIA DE JANO



LA LUZ EN EL SOLSTICIO DE VERANO


 

 

  • Video de San Pedro de Etxano
    (Ver directamente en Youtube)

     A ETXANO se llega si seguimos adentrándonos hacia el interior en dirección al señorío de Bariain. En un determinado punto, aproximadamente a 3 kms. de Olóriz, se bifurca la carretera antes de llegar al pantano de Mairaga, debemos coger el ramal derecho. Muy pronto veremos aparecer entre los árboles la espadaña de San Pedro de ETXANO que se encuentra aislada en el interior de un pequeño barranco sin ningún vestigio de construcciones en su entorno. Para visitar su interior hay que pedir la llave en Olóriz en la misma casa antes citada. 

    *Pila bautismal = Ver al final

    * Ver artículo en *pdf sobre los Talleres de Esteban y Leodegarius

    Nos encontramos ante una iglesia rural típica construida aproximadamente entre 1150 y 1160. Es del grupo al que se le atribuye que se encuentra arquitectónicamente influenciado  el castillo de Loarre; escultóricamente por Jaca y  trabajan en la portada el taller del maestro Esteban y en los canecillos el del maestro Leodegarius.  Estamos ante un caso único en el románico.

    El desconocido comitente de esta iglesia mandó esculpir una portada, de la que hablaremos más adelante, con decoración totalmente profana, tanto en la arquivolta central, como en los capiteles de la misma, sin que por ningún lado veamos los símbolos y esculturas habituales que hay en las iglesias de la época por toda Europa.  

    Curiosamente se encontraba adosada a un palacio y su complejo de casa, casal y molino, hoy desaparecidos en su totalidad. Se compone de una nave de tres tramos con bóveda de medio cañón apuntado sobre arcos fajones que descansan en columnas con capiteles decorados con temas vegetales, salvo los del tramo próximo a la portada que son historiados, sobre ellos y siguiendo el perímetro de la nave hay una imposta ajedrezada.

    Tiene el ábside de forma semicircular cubierto de bóveda de horno. En el interior hay dos capiteles historiados que hasta la fecha no se han podido descifrar su significado, se trata, en el lado del Evangelio, de un personaje sentado con las manos apoyadas en las rodillas, a su derecha un hombre le tiende la mano y a la izquierda hay otro personaje (¿una mujer?) arrodillado sujetándose un pie. En el de enfrente, un personaje sentado con un libro entre las manos y dos animales (¿mastines que juegan con su amo, leones?) uno saca la lengua para chupar el libro y apoya una pata en el mismo; el otro tiene su pata reposando en la rodilla del personaje, en los lados detrás de los animales otro personaje a cada lado apoyan las manos en sus lomos. Parece que se tuvo la intención de levantar una cúpula con cimborrio como en Olleta o en Catalain debido a la composición de dobles arcos fajones contiguos a la cabecera sobre columnas adosadas a fuertes pilares y arranques de arcos transversales, pero desconocemos el motivo por el que no se llevó a buen fin su construcción.

    Las dimensiones del conjunto son importantes, pues es la más grande del valle, únicamente la iglesia de Olleta se aproxima a sus medidas.

    Al exterior, sillares bien escuadrados, una airosa espadaña y robustos contrafuertes, dan la agradable impresión de estar ante un hermoso templo. Recibe luz por tres vanos en el ábside abocinados que al exterior los configuran dobles arquivoltas lisas protegidas por otra decorada con bolas, sobre imposta ajedrezada que da paso a columnillas con capiteles con decoración vegetal de carnosas hojas vueltas. Hay otra ventana de medio punto sin decoración alguna en el lado de la Epístola. Tema aparte a tratar son sus portadas. Atípicamente en el lado sur tiene una portadita de medio punto con tímpano liso que confirma, junto a los canes, también lisos, que sustentan el tejado, que en ese lado hubo adosadas dependencias del palacio.

    En cambio, en el lado norte, en el último tramo en un cuerpo saliente debido a su gran abocinamiento, protegido por un tejaroz con diez canecillos, tenemos una fastuosa portada compuesta por seis arquivoltas profusamente decoradas, y una más por encima baquetonada que hace de guardalluvias. Reposan a través de una hermosa imposta con complicada decoración en tres columnas a cada lado acodilladas y pilastras, hay un tímpano vacío que está reclamando el Crismón que debió alojar, hoy perdido.

    Pero si toda esta decoración en sí misma sería relativamente importante y diferenciadora para con respecto a las demás iglesias rurales, además nos encontramos con un hecho insólito en el románico europeo, en la arquivolta intermedia hay esculpido un personaje con dos cabezas, Jano, una máscara (objeto mediante el cual el portador pretende disfrazarse y personificar aquello que la máscara representa. En su uso hay un trasfondo de concepciones mágico religiosas) y veintitrés personajes más sentados ante una mesa constituida por la rosca de la arquivolta baquetonada. En el centro, en la clave, un señor ¿el comitente o palaciano? (*) con grandes barbas de rizos vueltos hacia fuera y las manos en las rodillas preside la fiesta popular que están celebrando de las Kalendae Januariae que en Cantabria, bajo el nombre de la Vijanera se siguen celebrando actualmente desde el 25 de Diciembre al 5 de Enero (en otros lugares el cristianismo las adoptó como carnaval atrasándolo en las fechas).

    A su derecha tiene la máscara citada, y, a la derecha de ésta, se encuentra la representación del dios Jano en un personaje con dos cabezas que atestigua que se celebra su fiesta. Los demás asistentes, que visten mantos, túnicas e incluso algunos rodilleras de perpunte (acolchado que utilizaban los hombre de armas), son cuatro músicos (dos de ellos cojos con pata de palo) que tocan instrumentos de música profana, cuernos, albogue y flauta de pan, el resto entrechocan entre sus dedos las tejoletas, levantan las manos (símbolo de la voz y el canto ) o las tienen sobre la mesa. Las barbas y peinados es un derroche de imaginación nunca visto en la escultura románica, posiblemente confirmando la representación del ambiente carnavalesco y festivo .

    Los capiteles mantienen la misma tónica de omitir lo religioso. De los seis, hay dos con decoración vegetal, uno con dos aves enfrentadas y tres con representación historiada, en la que se nos cuenta, empezando por el primero a la izquierda del espectador, el recibimiento a alguien con grandes palmas por parte de dos nobles elegantemente vestidos con pellizones, el siguiente un personaje sentado (está destrozada la cabeza, pero posiblemente es el comitente) es atendido por dos caballeros, uno a cada lado, que le ponen una mano sobre los brazos. Y por último, el mismo personaje de la clave (comitente o palaciano) está en una esquina recibiendo el homenaje de los otros dos personajes a su derecha con rodilla en tierra. Todos ellos visten elegantes mantos y pellizones.

    Sabemos que los maestros canteros de los Compañeros Constructores que formaban los talleres que se desplazaban para construir las iglesias estaban supeditados a las instrucciones del comitente para desarrollar el programa iconográfico que se iba a tallar en las portadas, tímpanos, enjutas o capiteles, de las iglesias. Por eso en la misteriosa iglesia de ETXANO tenemos la oportunidad de asistir a un derroche de imaginación, descripción de acontecimientos y conocimiento de la simbología numérica que se aplicaba desde la antigŁedad.

    Si no fijamos en su número hay 37 canecillos debajo del alero de la iglesia, número que por condensación suma 10 (3+7), igual que el número existente debajo del tejaroz de la portada, también diez. Diez es el número de la Tetraktys pitagórica: la suma de los cuatro primeros números (1 +2 +3 +4). Tiene el sentido de la totalidad, del acabamiento, del retorno a la unidad tras el desarrollo del ciclo de los nueve primeros números. Según el Beato de Liébana dice que San Isidoro llama al 10 “el primer número... que por ser el primero es un número perfecto”. Esta observación suena como si Isidoro conociera el cero (10= [1+0]=1), pero sería muy atrevida esta hipótesis. De todas maneras, lo más probable es que la afirmación de Isidoro se base en otras consideraciones: en partecan_echan.jpg (26769 bytes) naturales –los dedos de ambas manos-, en parte por referencias bíblicas –10 son los mandamientos, etc.- y en parte porque el 10 es “el número más grande” –no hay otro número cuya condensación exceda de 10. Los enteros de 1 a 10 suman 55 (1+2+3+4+5+6+7+8+9+10=55), cuya condensación vuelve a darnos 10. Más perfección casi no es imaginable .

    Los 37 de debajo de alero se dividen en tres grupos diferenciados, el primero que va, desde el existente en el contrafuerte del lado de la Epístola contiguo al ábside, al 14, en los que se representa una simbología numérica celestial o positiva, vemos la unidad, afirmación de un solo Dios omnipresente, indivisible, creador y origen de todo, a continuación tres esferas, que representan las esferas celestes. Tres simboliza la Trinidad. Según los profetas, de Dios emanan tres esferas que llevan a tres cielos: la primera la esfera del amor; la segunda esfera es la de la sabiduría y la tercera es la de la creación…etc. Del 15 al 21 representaciones lúdicas y profanas, los juglares, condenados por la iglesia, o, un canto a la fertilidad. Del 22 al 37 en los que se entremezclan mensajes simbólicos determinados, con retratos y decoración. Por último los diez que están en la portada, recogen una serie de retratos de personaje, con algún mensaje simbólico intercalado. (Ver detalle de su simbolismo completo)
     

    det_echan.jpg (56331 bytes)

    det1_echan.jpg (84736 bytes)

    Si nos dirigimos al sur por el camino que asciende a la ladera del monte cercano veremos los restos de un puente medieval sobre el riachuelo Mairaga.

    En el hastial hermosa espadaña de tres huecos de medio punto, posiblemente construida con los restos del palacio después de su derrumbe. Y como dato curioso, se conservan plano_ech.jpg (29063 bytes) numerosos mechinales en los muros de la iglesia.

    En mis largas horas de estudio sobre esta misteriosa iglesia, siempre eché en falta la pila bautismal que debió tener en su origen (la que hay actualmente no es ni siquiera medieval). Pues bien, a  gracias a la colaboración de personas bien intencionadas se ha localizado.

    Como era de suponer sus características también están fuera de las comunes de las pilas bautismales. En la publicación de Asunción Domeño Martínez de Morentin "Pilas Bautismales Medievales en Navarra", Pamplona 1992, no se recoge ninguna tetralobulada como la encontrada, si por el contrario hay otras con  la base esculpida con figuras en los cuatro puntos cardinales, lamentablemente muy deterioradas en este caso. Ahora falta restituirla a su sitio y que no interfieran "terceros" e impidan que ocupe su puesto.

    * Sobre el posible Comitente

    Poco a poco se han ido desvelando una pequeña parte de los misterios que guarda la iglesia de San Pedro ad Vincula de ETXANO, pero uno de los más importantes para mí es averiguar quién fue su comitente y, lógicamente, quién habitó en el palacio que tenía adosado el templo por el hastial.

    La tarea está siendo ardua y difícil, mejor dicho, prácticamente imposible de fundamentar, ya que no aparece ningún documento de la época en que se haga referencia al lugar o a su entorno y la posibilidad de que se encuentre alguno es cada vez más escasa o más bien remota.

    Por consiguiente propongo una teoría deductiva, inédita, poco fiable, pero probable. Si pensamos en los posibles comitentes de un palacio con iglesia, en la segunda mitad del s. XII, bajo el reinado de Sancho VI el Sabio y con la mentalidad de la época, pocas opciones tenemos. Debería ser un noble o un alto cargo jerárquico de la iglesia con posibilidades económicas para tal inversión (estamos hablando de una iglesia de 26 metros de larga, la mejor y más profusamente decorada de todo el valle, adosada a un palacio de aproximadamente la misma longitud, que además tenía otras dependencias en el entorno, incluso un molino), quien a tenor del consejo de su confesor o clérigo de confianza, o basándose en la "doctrina" existente, diseñara un planteamiento iconográfico para la decoración historiada de las arquivoltas y capiteles en base a temas del Antiguo o Nuevo Testamento, vidas de Santos, o bien vicios y virtudes con sus correspondientes castigos o premios.

    Pocas o nulas opciones más había en la época. Es obvio que, en los criterios que regían en aquellas fechas, no habría sido concebible otra cosa que no estuviera amparada y argumentada en los dogmas de la fe Católica. Pero en el caso que nos ocupa nos "salimos de la norma".

    La portada de la iglesia está decorada profusamente, pero cuando nos remitimos a los temas historiados de su cuarta arquivolta o a los tres capiteles con este tipo de iconografía, no hallamos ninguno de los motivos comentados. Por el contrario vemos en la arquivolta un "retrato colectivo" totalmente profano representando la celebración de las Kalendae Januariae (fiestas que aún en la actualidad se celebran en Cantabria con el nombre de la Vijanera donde los zamarracos y personajes que aparecen, son muy similares a los Joaldunak navarros).

    En los capiteles se narra un hecho acontecido al personaje que preside, en la clave, el retrato colectivo narrado en la arquivolta. ¿Cómo pudo haber un comitente que se saltara la "norma"? ¿Quién se atrevería a enfrentarse a un anatema por semejante injuria en una iglesia cristiana de la época? Lógicamente, tenía que ser una persona con una gran formación académica, adelantado a los conocimientos "comunes" de su tiempo, que hubiera conocido otras culturas y religiones y que en ese lugar, perdido en el fondo de un valle sin paso de vías o calzadas importantes, a causa de algún enfrentamiento o despecho con el Orden imperante, habría dado rienda suelta a su imaginación sin importarle contravenir las "normas".

    Si aceptamos las características de este personaje descrito, hemos encontrado uno que, en el tiempo y en el lugar, cumple todos los requisitos. Se trata de Roberto de Ketton. En la documentación de la época en la que aparece se le nombra hasta con 15 apellidos diferentes, pero no cabe la menor duda de que siempre se refieren al mismo.

    Nace en 1110 en Ketton, se ordena religioso en la aldea de Rutland, a algunas millas de Peterborough, donde estudia la humanística. En 1134 viaja a Francia y estudia en las escuelas de las catedrales de París y Chartres. Posteriormente, acompañado de Hermanus Dálmata, compañero de estudios, viaja a Italia, al imperio Bizantino y a los estados cruzados de Palestina donde es cogido prisionero por los infieles y en donde aprende la lengua árabe. En 1138 está en España en la zona del Ebro comprendida entre Tarazona y Tudela acompañado de su inseparable amigo Hermanus Dálmata, conocido también como Hermán de Carintia.

    (Es preciso hacer una aclaración importante sobre el reiterado error de identificar a Robert de Ketton o Ketenensis también como Robert de Chester o Castrensis, siendo diferentes personas. El primero era originario de la localidad de Ketton que se encuentra en el condado de Rutland, al sureste de Inglaterra, localizándose a unos ocho kilómetros al sureste de Oakham y tres kilómetros al suroeste de Stamford, en el condado de Lincolnshire. El segundo contemporáneo llamado también Roberto nació en la localidad de Chester, muy distante de la anterior. Chester está ubicada al oeste de Inglaterra, es la capital del condado de Cheshire y se encuentra cerca de la frontera con el País de Gales. Algunos de los principales argumentos para diferenciarles son que sabemos que Roberto de Chester nunca tuvo relación con Hermán de Carintia. Además en el texto más antiguo atribuido a Castrensis, el Liber Morieni (traducido en 1144), el traductor se disculpa por su falta de experiencia y sus pocos conocimientos de latín, como si se tratase de su primer intento de realizar una traducción. Por otra parte las traducciones de Roberto de Chester no parecen encajar en el riguroso programa matemático diseñado por Roberto de Ketton: no incluyen la Esférica de Teodosio, "un libro sobre las proporciones" o el Almagesto, ni tampoco los trabajos sobre geometría como preparación para el estudio de la astronomía, por otro lado, incluyen la alquimia y el álgebra, que tienen poca relación con la astronomía. Los lugares en que Roberto de Chester realizó su trabajo entre 1140 y 1150, no se localizan en Navarra sino en Segovia, desde donde a continuación volvió a Londres, continuando allí su actividad hasta finales de siglo (suponiendo que la traducción de las tablas astronómicas de Al-Jw‚rÓzmÓ de 1170 sean suyas).

    En la zona del Ebro como hemos dicho, entre Tarazona y Tudela, Robert de Ketton es localizado por el abad de Cluny, Pedro el Venerable, que le pide traduzca el Corán al latín en el año1141. Bajo el obispo de Pamplona, don Lope de Artajona (1142-1159), fue arcediano de Pamplona y de la Valdonsella. Capellán principal del rey pamplonés García Ramírez el Restaurador y clérigo del conde de Barcelona Ramón Berenguer IV. Viaja a Italia en 1152 y en 1153 vuelve desde Roma de nuevo a España al frente de la legación del cardenal Jacinto en calidad de secretario y asesor. El legado manda delante de sí según escribe Jacinto al "magister R(obertum), karissimun clericum et notarium nostrum" y le ensalza en su epístola "quem sua prudentia, honestate ac litteratura earum plurimum acceptum habemus".

    En 1143 termina la traducción de la primera versión latina del "Corán" en colaboración con Hermanus Dálmata. - Escribe un resumen de la vida de Mahoma, "Crónica mendosa et ridícula saracenorum" o "Fabulae saracenorum". - En 1145 traduce un tratado de "álgebra" de Al-Jwarizmi. - En fecha desconocida traduce del árabe varias obras de "Astronomía" entre ellas "Judicia astrologica" de Al-Kindi (unos dicen que en 1145 y otros en 1183) Y la lista sigue, pero la dejamos aquí.

    Este bagaje personal y cultural habría configurado la personalidad de nuestro personaje, aunque nos faltaría lo más importante, el motivo para interpretar su decisión de saltarse la "norma" y mandar esculpir la portada que hemos comentado. En la Historia de los obispos de Pamplona, I, siglos IV-XIII (José Goñi Gaztambide, Pamplona 1979), narra una rebelión de los arcedianos contra el obispo don Lope, siendo el cabecilla Roberto de Ketton. El motivo era el pleito que litigaban los obispos de Pamplona y Zaragoza en torno a las iglesias de la Valdonsella de las que el arcediano era Roberto y las acusaciones de diferente índole que le imputaban al obispo don Lope. Entre el 29 de Julio y el 2 de Agosto de 1156, se celebra un Juicio promovido por Roberto de Ketton contra el obispo don Lope al que acusa ante los papas Eugenio III y Adriano IV como reo de homicidio y otros delitos no especificados. Al parecer no se pudo probar nada contra don Lope y perdió el juicio.

    Posteriormente Roberto toma partido por Sancho el Sabio quien se enfrentó con el obispo don Lope. Esto hace que pierda la dignidad de arcediano y a cambio obtiene una canonjía en Tudela de su "amigo" Sancho VI el Sabio (1150-1194).

    Podemos suponer que la iglesia de ETXANO esté inacabada (no se levantó la cúpula que tenía proyectada según vemos en los arranques de los arcos trasversales truncados) por coincidir su construcción con el incremento de gastos económicos que tuvo en el proceso contra don Lope y su posterior abandono de los arcedianatos. Por lo tanto, tenemos el personaje culto, intelectual, adelantado a su tiempo. Recordemos que ha traducido entre otros documentos árabes el Corán, el álgebra y diversos tratados de Astronomía y ha escrito un libro criticando a Mahoma y sus seguidores. Es un hombre que viajó mucho, que habría visto posiblemente, entre otros, el Jano de la portada del Duomo de Modena:

    y se habría interesado por su presencia en la portada de una iglesia. Es muy posible también que en el Val de Orba, en el que existieron "fundus romanos", se siguieran celebrando los festejos a Jano mezclados con los autóctonos de la zona.

     En cuanto al programa iconográfico de la iglesia de ETXANO, sabemos que el 2 de Noviembre de 1155, Roberto, siendo arcediano de la Valdonsella, acompañó al obispo de Pamplona en la consagración y dotación de Santa María de Uncastillo (Martín Duque, Cartulario, núm. 26.), por lo que se puede suponer que sirviera de ejemplo al taller que trabajaba allí, al menos en lo que se refiere a situar personajes detrás del baquetón de una arquivolta de la portada como si ésta fuera una mesa, aunque en este caso se mezclan oficios, vicios y diferentes animales, sin más conexión entre ellos que la narrativa o simbólica, no como en ETXANO que vemos un "retrato colectivo". La construcción de la portada de Santa María es muy posterior a la fecha de la consagración.

    También suponemos que tuvo que conocer los "retratos colectivos" en sus viajes a Italia, a la vista de los primeros retratos de Cristo rodeado de los apóstoles que han llegado hasta nosotros, lo cual no es nada sorprendente si se considera la popularidad del retrato en grupo en el arte de la AntigŁedad clásica desde el periodo helenístico.

    Y por último, que mandó trabajar en ETXANO al taller que estaba en Leyre (clara similitud entre dovelas de ambas portadas) ya que, como introductor del cardenal Jacinto, estuvo en Leyre. Jacinto interviene en las diferencias entre los monjes de Leyre y el obispo Lope, en la primera legación de 1155. Hemos visto que ha tenido un acto de rebeldía, algo insólito en su tiempo, denunciando a su superior, el todo poderoso obispo don Lope con más poder y posesiones que el mismo Rey de Navarra. Todo ello le imprime el carácter necesario para que, en su época, fuera el único que pudiera mandar esculpir una portada totalmente profana invirtiendo el orden establecido, única en Europa, ya que, tanto por sus estudios junto a los viajes y los cargos que ostentaba, conocía diferentes formas de iconografía y su representación y tuvo medios económicos suficientes, como para diseñar el programa historiado de la portada que contemplamos hoy en ETXANO donde es seguro que no habría mucha gente que se atreviera a criticarle. Es una teoría, por supuesto, pero ¿hay alguna mejor y más razonada?

    Copyright © A. Ortega 2.001-2.015