ARTE ROMÁNICO EN NAVARRA, recorridos

ARTAIZ


Artaiz. Retomamos la carretera NA-234, a la derecha,  hacia  Urroz y nuevamente a la derecha a 2 Km. NA-2400 Artaiz a 3 Km.


-0-

No existen documentos del s. XII referidos a esta población o a su iglesia. Se especula que pudo ser  de los Almoravid, un linaje de ricos hombres que tuvieron cargos importantes en el reino de Pamplona en los siglos XII y siguiente, ya que en el siglo XIII les fueron confiscados diferentes propiedades, entre las que se encontraba Artaiz. Pasada la mitad del s. XVI tenía once fuegos, ocho hidalgos y tres labradores.

Ver artículo en *.pdf sobre "Acercamiento a la imagen trifronte de Artaiz"

Ver artículo en *.pdf sobre "San Martín de Artaiz y el Paraíso como un Jardín" Conferencia en el Museo de Navarra de la Dra. Esperanza Aragonés, Historiadora del arte, IV Curso de Cultura Medieval INCIPIT 2017

La iglesia de San Martín, se dice que es una de la más bellas del románico rural navarro, aunque fue reformada siglos después, conserva una preciosa y completa portada.

Ésta se encuentra en el lado de la Epístola, es abocinada, con tres arcos de medio punto abocelados, con una somera decoración de rosetones de ocho pétalos en el intradós superior, cerrando al exterior con un taqueado jaqués a modo de guardalluvias. Descansan los arcos en tres columnas a cada lado, con capiteles de fino y cuidado trabajo.

De izquierda a derecha vemos el primero esculpido con motivos vegetales, a continuación un enigmático trifronte con sus dos caras laterales soplando agarrándose a unos tallos que envuelven a su vez dos caras cuyas cabezas están como absorbidas por hojas; el último de la izquierda parece estar compuesto de dos niveles con imágenes de desproporcionado tamaño en la parte inferior dos animales de difícil identificación, encima una figura humana que parece portar algo en la mano que se lo lleva a la boca y que adopta una postura extraña, a su derecha una cabeza enorme de ave y a su izquierda una cabeza muy grande de hombre, que da paso a su vez y a su izquierda a otra figura humana totalmente desproporcionada que está como desempeñando algún trabajo.

En el primero de los de capiteles de la derecha, al lado de la puerta, vemos dos jóvenes que parecen van a iniciara una pelea con dos aves encima que les pica la cabeza, a su derecha una extraña bestia mantiene su lomo un personaje en una difícil postura. El siguiente dos arpías se entrelazan la cola y vuelven la cabeza para mirar al espectador. En el último, muy estropeado, en el rincón izquierdo una  pequeña figura humana se señala la mejilla, a su derecha parece superponerse dos animales cuadrúpedos y a la derecha otro animal difícil de identificar pone una de sus patas sobre su cabeza.

Por encima unos cimacios trabajados con una retícula, se unen a modo de imposta corrida. Encierran un tímpano, sobre ménsulas (la izquierda muy pequeña con una cara humana barbada y la derecha una cabezota de animal bastante deteriorado), con un Crismón al que acompañan a cada lado unos círculos con flores de seis pétalos en su interior. 

Además la portada  presenta en las enjutas un león a cada lado, el de la izquierda está devorando un hombre y tiene otro entre las patas, agarrándose a las delanteras;  en el de la derecha, entre las patas aparece un hombre sonriente medio recostado sobre el suelo, agarrándose con la mano izquierda a la pata del león. Encima tenemos una hermosa colección de bien tallados canecillos que franquean unas historiadas metopas de gran calidad, tanto simbólica como iconográfica. Como podemos ver en el álbum de Fotos, el primer canecillo es un músico tocando una lira, que da paso a una metopa en la que se representa el peso de las almas, con San Miguel y el diablo. A continuación una bailarina y sigue otra metopa en la que vemos la celebración de la Misa y otro canecillo deteriorado, que pudiera ser otro músico tocando un albogue. Ahora tenemos a Jesucristo bajando a los infiernos y tendiendo la mano a Adán para sacarle de las fauces de Leviatán. Nuevo músico tocando un rabel, con lo que vemos a continuación a Abraham en el sacrificio de Isaac. Después una inquietante parturienta con una vasija en la mano derecha, pariendo un niño que lleva un cuchillo en la mano. Pasamos al banquete del rico Epulón con el pobre Lázaro a los pies. Un can de un itifálico mutilado, unos caballeros se enfrentan con lanzas y para terminar un monje guerrero.

El edificio en sí, tiene  poco valor, con una nave de cuatro tramos con torre a los pies y ábside semicircular. Se añade una capilla al lado del Evangelio que da paso a la sacristía al norte del ábside. La cubierta es de bóveda de cañón apuntado en los dos primeros tramos,  de crucería en los otros dos  y de horno en la cabecera.

Terminamos la visita contemplado los canecillos que sustentan el alero del tejado, de gran calidad y bastante bien conservados.



 







RECORRIDO III
NAJURIETA
ZUAZU Y SAN MIGUEL DE IZAGA
ARDANAZ Y TURRILLAS
INDURAIN
VESOLLA Y GUERGUITIAIN

MENÚ DESPLEGABLE
RECORRIDOS
DICCIONARIO
ENLACES
LIBRO DE VISITAS

 

ARRIBA SIGUIENTE
   

ander@romanicoennavarra.info

 

Copyright A.Ortega 2.001-2.018