ARTE ROMÁNICO EN NAVARRA, recorridos

MENÚ DESPLEGABLE
RECORRIDOS
DICCIONARIO
ENLACES
LIBRO DE VISITAS

 

SAN MIGUEL DE ARALAR, ZAMARCE e ITURMENDI

La entrada

El interior

La capilla

Aralar y Zamarce. Tomamos la salida de Pamplona hacia Vitoria por la PA-34, enlazando con la autovía AP-15. Siguiendo por la autovía A-10 dirección Altsasu/Alsasua/Vitoria/Gasteiz hasta la salida 9. En la salida 9 dirección Irañeta coge la NA-2410 que te lleva hasta el Monasterio de Zamarce. Un poco más adelante del Monasterio a la derecha está la subida, por una pista cementada, a San Miguel de Aralar. Otra posibildad es siguiendo la autovía AP-15 hasta coger la A-15 dirección San Sebastián. Tomar la salida 124 hacia Lecumberri donde cogerás la NA-1300 para desde aquí tomar el cruce a la izquierda hacia Baraibar por la NA-7510 que te lleva a San Miguel de Aralar. Posteriormente bajar por la pista cementada hasta el Monasterio de Azamarce

Ya en 1007 aparece el Monasterio de Zamarce en un dudoso documento. En 1031, Sancho III el Mayor, confirma que el monasterio pertenecía a la catedral de Santa María de Pamplona. Según diferentes fuentes del s. XI y XII, San Miguel de Aralar dependía de Zamarce, y confirman que éste pertenece a la catedral de Pamplona. Ya mediado el s. XII, se documenta un clavero (caballero de cierta dignidad que custodiaba un castillo o convento) llamado Miguel y un capellán llamado Semén de Urra.

 

Hacemos un alto en  la Iglesia de Santa María de Zamarce, románica (hacia vent_zama.jpg (66610 bytes) 1140).  Podemos admirar una hermosa portada de tres arquivoltas sobre  columnas con capiteles esculpidos con motivos geométricos y vegetales que se asocian al maestro de la Catedral de Pamplona, y, sobre ella, un tejaroz con canecillos también esculpidos. Merece la pena dar la vuelta al ábside semicircular, de recios contrafuertes, contemplando los canecillos que sustentan la cornisa y la ventana orientada al sur. ésta es de arco de medio punto, con dos arquivoltas sobre capiteles talladoscon vegetales que descansan en estilizadas columnas.  

Recientemente ha sido restaurada. Se han seguido unos plano_zama.jpg (27169 bytes)criterios de mantener y consolidar lo existente y crear unas soluciones nuevas para lo desaparecido de su construcción original. Esto causa un efecto extraño, diría que has desagradable, e impacta al espectador. (Ver cubierta en forma de boina blanca en el exterior y techado uniforme marrón en el interior)

ITURMENDI

Para llegar a la localidad de Iturmendi, tomamos la salida de Pamplona hacia Vitoria por la PA-34, enlazando con la autovía AP-15. Siguiendo por la autovía A-10 dirección Altsasu/Alsasua/Vitoria/Gasteiz . Hay que dejarla en la salida 24 dirección hacia Bakaiku/Iturmendi. Aquí coger la NA-2410. A la derecha la NA-8504 hasta el cruce a la izquierda que lleva a Iturmendi La iglesia de ésta guarda una pila bautismal románica de grandes dimensiones y profusa decoración escultórica, procede de la antigua parroquia románica del despoblado de Aizaga.

Aizaga la encontramos en lo que fue el Camino de Santiago hasta el siglo X. Para llegar a ella hay que tomar un camino que pasa por debajo de la carretera y la autopista. Se encuentra a pocos metros a la izquierda. Aparece documentada en 1197 en una donación, junto al lugar de Elcorri, que efectúa Sancho VII el Fuerte al monasterio de Iranzu.

Esta pequeña iglesia parroquial del poblado que existió llamado de Aizaga, está dedicada a Nuestra Señora de la Asunción. Es de una sola nave, muy restaurada, rectangular diáfana, con cubierta de madera a dos aguas. No precisamente debió ser así originariamente, pues podemos ver en el interior tres capiteles que pudieron pertenecer a columnas interiores desaparecidas. Por otra parte, la pila bautismal que se guarda en la iglesia de San Miguel Arcángel de Iturmendi, no merecería tan sobrio templo. Tiene acceso por el sur, a través de una hermosa portada de dos arquivoltas lisas, la exterior presenta una decoración de puntas de diamante, que descansan sobre una imposta corrida, también lisa, dando paso a dos capiteles sobre columnas a cada lado. éstos, muy deteriorados, parece que estaban esculpidos con aves del bestiario románico. Bajo el tejaroz que la cubre encontramos 6 canecillos, también en muy mal estado, entre los que se pueden adivinar algunas cabezas de animales.

En la pila bautismal, esculpida con mucho bulto pero muy toscamente, se entremezclan las tres Marías ante el Sepulcro de Jesucristo vacío, soldados, caballeros y un centauro disparando flechas a dos arpías.

SAN MIGUEL DE ARALAR

San Miguel también hemos visto arriba que tiene dos accesos, uno desde la autovía Pamplona-San Sebastián, saliendo en Lecumberri y siguiendo las indicaciones. Pero este recorrido lo recomiendo para la vuelta, sin prisa, disfrutando de la paz del bosque de hayas que rodea el Santuario.

Como decíamos, casi al lado Zamarce, tomamos una pista que nos sube hasta el Santuario de San Miguel “in excelsis” emplazado en lo alto del monte Aralar.

Ya en 1032 en un posible documento de Sancho III el Mayor refiriéndose a los límites de la diócesis de Pamplona, aparece San Miguel de Aralar. En 1074 se hace una consagración y Sancho Garcés IV el de Peñalén, confirma todos los privilegios y propiedades que tenía el monasterio y le hace nuevas concesiones. Desde entonces se producen gran número de donaciones de los reyes, entre las que se encuentra el monasterio de San Miguel de Izaga. Se documenta que el rey Pedro I de Aragón y Navarra (1094 - 1104) también le favoreció en gran manera agradeciendo una curación milagrosa por la  intervención de San Miguel Arcángel. A mediados del s. XII el abad, García Aznárez de Zamarce, en una concordia con el conde Ladrón y Ortí de Lehoarriz, convenían el derecho a recibir queso y manteca de los maestros canteros y carpinteros que estaban trabajando. Se consagra de nuevo en 1141. Por aquéllas fechas consigue liberar a los collazos (criados) de San Miguel de Aralar de trabajar en los puentes reales del valle de Araquil, para que sigan en sirviendo en el santuario.

Aquí veremos:

ent_smig.jpg (29153 bytes)

La entrada

El interior

La capilla

Es una iglesia que en su día fue prerrománica carolingia construida en los siglos IX y X, de la que existen vestigios como los sillares de caliza dura en color negro casi cuadrados, mezclados  con tendeles de piedra delgada en la parte inferior del ábside mayor. -Los historiadores dicen que posiblemente fue destruida en el 924 por Abderramán III.- Posteriormente se menciona en un documento de 1032, y fue consagrada en 1074 (Rey Sancho el de Peñalén, 1054-1076).  

En la primera mitad del s. XII se amplía, en un románico más avanzado, con el cuerpo de naves y el nártex a la entrada con su espacio abovedado. En 1141 (Rey García Ramírez el Restaurador 1134-1150) nuevamente se consagró el edificio que hoy contemplamos. Y a fines del siglo XII entre 1170-1180 (Rey Sancho el Sabio 1150-1194) se construiría la pequeña capilla en el interior, a los pies de la nave mayor, probablemente para la instalación del frontal de esmaltes.  

La entrada

El interior

La capilla

MENÚ DESPLEGABLE
RECORRIDOS
DICCIONARIO
ENLACES
LIBRO DE VISITAS

 

Copyright © A. Ortega 2.001-2.017<>